El Guerrero I (Virabhadrasana I)

El Guerrero I o Virabhadrasa I en sánscrito es un postura muy común en las secuencias de yoga. Así por ejemplo es parte del Saludo al Sol B y muy usada en Vinyasa y Ashtanga.

BENEFICIOS DE LA POSTURA DE YOGA GUERRERO I (VIRABHADRASANA I)

La postura del Guerrero I expande toda la parte frontal del cuerpo mientras que trabaja los muslos, tobillos y espalda. Abre también el pecho dejando más espacio para los pulmones, por lo que ayuda a mejorar la capacidad respiratoria. Mejora también la flexibilidad y rango de movimiento de los pies, favoreciendo la circulación mientras calienta los músculos.

Con la postura del Guerrero 1 también trabajamos el equilibrio y coordinación de las distintas partes de nuestro cuerpo.

Además de los beneficios físicos, Virabhadrasana 1 invita a entrar en un estado de concentración profunda. Mientras mantenemos la pose del Guerrero I nos concentramos en esas dos fuerza: una que nos enraíza hacia la tierra y otra que tira de nosotros hacia el cielo, lo que ayuda a mantener la mente fija y calmada,

CÓMO HACER LA POSTURA DEL GUERRERO I (VIRABHADRASANA I)

  • Comenzaremos en la posición de la Montaña (Tadasana)
  • Mira hacia la derecha y da un gran paso en esa dirección, separando los pies entre 1 metro y un metro y medio
  • Gira to pie derecho a 90 grados, de manera que quede perpendicular al borde frontal de la esterilla. Gira tu pie izquierdo ligeramente hacia delante (unos 45 grados)
  • Muy importante: gira tus caderas hacia la parte delantera de la esterilla. Uno de mis profesores de yoga solía decir – «Imagina que tienes dos faros en la parte delantera de las caderas y quieres alumbrar tu camino hacia delante»
  • Dobla la pierna derecha de manera que la rodilla quede encima del tobillo en un ángulo de 90 grados. Presiona el pie izquierdo firmemente contra la esterilla de yoga y siente una fuerza que te enraíza hacia la tierra. Mantén tu pierna izquierda recta y extendida.
  • Estira y eleva tus brazos hacia el cielo. Siente ambos costados alargándose, generando espacio en el estómago y levantando y abriendo el pecho hacia arriba.
  • Tus manos y dedos están extendidos activamente hacia el techo. Puedes mantener los brazos separados a la distancia de los hombros o puedes juntas las palmas de las manos, siempre intentado crecer unos centímetros más desde el pecho.
  • Poco a poco inclina tu cabeza levemente hacia atrás y mira hacia tus dedos. Asegúrate de que los hombros se mantienen relajados lejos de tus orejas y que tus omóplatos están intentado acercarse el uno al otro.
  • Mantén la postura del Guerrero I durante al menos 5 respiraciones completas
  • Para salir de la postura estira la pierna delantera, baja los brazos. Gira tu cuerpo hacia el lado contrario de manera que tus pies queden simétricos a como estaban anteriormente y repite Virabhadrasana I en el otro lado del cuerpo.